Brandjacking

« Back to Glossary Index

¿Sabes cuando te gusta tanto una marca que te adueñas de ella como identificativo? Esto es lo que se llama un Brandjacking.

Pero también podemos llamar así a lo ocurre cuando alguien intenta usar una marca como paraguas de su proyecto. Explicaremos esto.

Al final se trata de que la marca genera un impacto tan fuerte dentro de un grupo social que este la usa de manera independiente y propia sea para hablar sobre sí mismo como para llevar a cabo su proyecto.

Y esto, no siempre es positivo, aunque habrá quien peinse “qué hablen, aunque sea mal, pero que hablen”.

¿Importa de verdad? Veamos más sobre este tema.

Este concepto, en Agarimo Estudio, lo enfocamos desde 2 ámbitos diferentes. Podemos entenderlo como una respuesta natural por el impacto social, o bien, podemos encontrar la vertiente negativa de suplantación de marca.

Pero en ningún caso se debe confundir con lo que serían fans o embajadores de marca, ya que lo que les diferencia del brandjacking es que en este son marcas que nacen de otras marcas. Ya sean marcas más o menos lucrativas, en el brandjacking una marca se apoya en la existencia de la original sintiéndose parte de esta.

Se dice que si se consigue de manera estratégica se puede entender como una estrategia “de abajo a arriba” donde la empresa permite que los clientes den forma a su producto, servicio e incluso marca.

Cuando una comunidad o grupo de personas se sienten tan parte de una marca que la hacen propia el mensaje de la marca deja de ser “controlable”.

Si no se ha gestionado bien previamente, puede que las consecuencias no sean positivas.

Brandjacking natural

En este punto se cumple el Lovemarks donde los clientes y seguidores de la marca no solo lo son sino que además ayudan a que esta marca mejore.

El ejemplo que se suele usar es el de los equipos de futboll por el fanatismo de su audiencia. Pero también lo podemos trasladar a artistas musicales, películas o series. Por ejemplo, la serie de La casa de papel que también ha despertado una horda de seguidores fanáticos.

Este branding es positivo mientras la marca principal tenga beneficios gracias a ello.

Brandjacking de suplantación o de secuestro de marca

La suplantación de marca o secuestro de marca son conceptos independientes, pero si selectivamente separamos podemos encontrarnos con este que te compartimos.

De hecho otro concepto con el que nos podemos confundir cuando hablamos de brandjacking es el newsjaking, donde no existe un hackeo en sí mismo de la marca sino de anuncios o noticias de manera momentánea.

En muchas ocasiones se siente tanta pertenencia o la marca se siente tan “parte social” que puede ser elegida por otras marcas o proyectos de manera indirecta, encubierta o protegida frente a denuncias de la marca oficial.

¿Te suenan marcas que crean parodias de otras marcas?

Ahí tendríamos un ejemplo de este tipo de branjacking de suplantación o secuestro de marca.

En ámbitos incluso más técnicos dentro del ámbito digital podríamos hablar de cuando alguien quiere aprovechar la url de alguna marca conocida y cambiar solo una letra para hacerse con su autoridad y ser identificada con la original.

Tipos de Brandjacking

Si esta respuesta social es positiva, refuerza el branding de la marca (sea personal o comercial). Pero ¿Qué pasa si la respuesta es poco aceptada o tolerada, violenta y negativa para la marca?

Por eso el brandkacking se divide en 2 tipos.

Antes de mostrarlos aclarar que desarrollar de manera consciente una estrategia de brandjacking es muy complejo y siempre está supeditada a la respuesta de la audiencia, por lo que es poco probable adelantar si como consecuencia obtendremos un brandjacking positivo o negativo.

Está en manos de la masa de personas que se identifiquen con la marca.

Brandjacking negativo

Se cataloga de esta manera cuando el público que se identifica con la marca no es el público objetivo al que la marca quería dirigirse o con el que deseaba crear identificación.

Si esto ocurre la marca debe pivotar y adaptar rápidamente sus estrategias y mensajes para desligarse o reorientar esta consecuencia evitando consecuencias negativas.

También puede pasar que simplemente se saque información y no cambie el mensaje sino el producto o servicio para aprovechar el público con el que ha creado identificación. Aunque este no suele ser el caso.

Otra consecuencia que puede hacer que el brandjacking sea negativo es que esa audiencia que se siente identificada no compre. Generar un lazo y vínculo tan importante sin invertir o sin aportar nada positivo a la marca es también un punto que valorará la marca para realizar los cambios necesarios en pro de su beneficio y crecimiento.

Brandjacking positivo

Se da lugar el brandjacking positivo cuando el público que se identifica con la marca es el mismo público objetivo que la marca planteaba en su estrategia.

De esta manera se adquiere una fuerte pertenencia y un altavoz orgánico de lo que es el branding de la marca.

Se podría decir que no existe mejor estrategia que conseguir que tu audiencia sea embajadora de tu marca.

Si necesitas trabajar tu identidad de marca recuerda escribirnos.

« Volver al Diccionario de Branding
Scroll al inicio