Ser mujer

¿Problemas? Yo, por ser mujer, más – 8M

Conocemos de sobra el tema de la violencia de género y la desigualdad laboral (o por lo menos deberíamos) pero quizás no tengamos apenas información sobre otras desigualdades existentes en esta lucha que siempre defiende el 8M.

Desigualdades que forman parte de una cultura y que demuestra que todavía queda mucho por hacer.

Hablamos de dificultades añadidas que son una consecuencia de la desigualdad existente y de la presión y el peso con el que cargamos las mujeres.

Desde una perspectiva optimista podríamos quizás asegurar nuestra fortaleza tras prevalecer en lucha durante tantos años consiguiendo cambios y mejoras, a pesar de todas las dificultades a las que nos enfrentamos.

La cultura nos lo pone mal, muy mal:

Debemos estar preparadas para todo: maternar, trabajar, sostener la familia, cuidar, producir, consumir, presumir… Hacer varias cosas a la vez «es de mujeres» o quizás resulta que simplemente se nos ha exigido este «ser un pulpo». Y aún así como es lo que se espera de nosotras, no se valora.

Debemos ser bellas, sin imperfecciones, pero naturales, sin cirugías ni mucho maquillaje, sin pelos «donde no toca», con una vestimenta «adecuada» según el entorno, debemos maquillarnos para «vernos mejor», debemos subirnos a los tacones pese a los juanetes o el dolor que nos produzca… Debemos cuidar nuestra imagen hasta lograr el ideal, un ideal que por otro lado cambia constantemente, un ideal que es inalcanzable, un ideal que siempre tiene hueco a la crítica. Aspiramos a una perfección que no existe.

Además en el entorno laboral nos encontramos con:

  • “Paredes de cristal”: muros invisibles que segmentan el desarrollo educativo y profesional de las mujeres, concentrándolas en sectores menos dinámicos y peor remunerados y dejando una predominancia masculina en ramas como Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática.
  • “Suelo pegajoso”: la falta de conciliación por tener que ocuparse de menores o mayores a su cargo puede privarlas de estar en reuniones, formaciones, etc y limitar su acceso a mejores puestos de trabajo. Esto convierte determinados trabajos en puestos «feminizados», con jornadas reducidas, contratos temporales y sueldos precarios.
  • “Techo de diamante”: un concepto que representa el impedimento de valorar a las mujeres por criterios estrictamente profesionales.

¿Qué más? Pues más.

  • «El 81,3% de las familias monoparentales son en realidad monomarentales y tienen el mayor riesgo de pobreza y exclusión.
  • 6 de cada 10 mujeres¹ renuncian a su carrera profesional al convertirse en madres. Muchas de ellas afirman que se ven obligadas a tomar decisiones como apartarse del mercado laboral, retrasar la maternidad e incluso decidir entre ser madre o profesional.
  • Aún cuando las mujeres deciden mantener su carrera profesional y la maternidad, los estudios demuestran que los 10 años siguientes al nacimiento del primer hijo pierden hasta casi el 30% de sus ingresos, mientras que el padre no percibe cambios en los ingresos percibidos.
  • El 94% de mujeres aprovechan la flexibilidad para atender hijos/as y hogar; el 89% de los hombres para hacer deporte, formarse o realizar gestiones.
  • Cuando los hombres concilian, la carrera profesional de las mujeres se impulsa un 48%.
  • Las mujeres representan el 60% de las personas licenciadas en España y el 45% del mercado laboral pero, al llegar a la alta dirección de las compañías, este porcentaje desciende entorno al 10%. «

La desigualdad para la mujer escala a todas las áreas de la vida.

¿Cuáles son las consecuencias? Desigualdad en salud y bienestar

No es extraño que con tanta presión y dificultades alrededor nos encontremos con más problemas en cuanto a salud mental y bienestar, ¿Verdad? Sin embargo no se habla de ello lo suficiente. Además, si analizamos los estudios realizados de salud mental veremos que los trastornos varían significativamente entre hombres y mujeres.

Probablemente esto se deba a las diferentes cargas que sufre cada grupo: mientras que tradicionalmente a las mujeres siempre se nos ha exigido cuidar de los demás y sacrificarnos, los hombres han tenido que «ser el hombre de la casa» y no mostrar sentimientos o «debilidad». Al final, cuando la situación es insostenible, acaba explotando por algún lado.

La presión que sufren las mujeres en el trabajo existe independientemente de que decidan tener hijos o no, ya que las cargas familiares pueden venir de otro costado y seguimos estando mucho más expuestas al acoso laboral.

Esto se vio de manifiesto durante el episodio de acoso que se vio en toda Europa por parte de Rubiales a Jenni Hermoso, ya que si pasa algo así estando grabado, qué no ocurrirá entre bambalinas…

  • » El 90% de estos casos de acoso sexual los sufren las mujeres, según la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE (2020).
  • El 47,4% de mujeres víctimas de acoso sexual en el trabajo señala a sus superiores varones según el estudio presentado por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género y CCOO
  • Asimismo, 7 de cada 10 mujeres entrevistadas no habían puesto en conocimiento de la empresa ser víctimas (el 72,4%). De las que no lo pusieron en conocimiento de la empresa, el 61,9% no lo hicieron por temor a represalias.
  • En 2019, solo el 4% de los convenios de empresa incorporaban la definición de acoso sexual según consta en el artículo 7.1 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres de igualdad.»

Lo cierto es que ver las realidades sociales en cifras y gráficos da escalofríos, pero al menos podemos decir que cada vez se alza más la voz y existen más represalias a estos comportamientos inaceptables, como la destitución de Rubiales en su día. Algo que probablemente hace tan solo 7 años no hubiese sido posible.

El papel de las empresas y la involucración de la sociedad

Cambiar esta realidad no es algo que se pueda hacer ni de la noche a la mañana ni de forma unilateral: la mayor parte de la sociedad debe estar dispuesta a realizar este cambio, empresas, gobierno y sociedad:

  • Desde una educación enfocada en la igualdad
  • Políticas empresariales que protejan a las mujeres de las agresiones que han venido sufriendo
  • Mayor facilitación de la conciliación por parte de empresas y gobierno
  • Divulgación…

Desde hace unos años hacia aquí la sociedad cada vez ha luchado más por la igualdad, los valores y otros temas sociales como el cambio climático y la integración social, así que no es de extrañar que las expectativas hacia las empresas hayan aumentado.

Si bien es cierto que hace años a las personas nos valía conque una empresa cumpliera vagamente el convenio aunque no pagara las horas extras, ahora conocer malas praxis de las empresas puede derivar fácilmente en una crisis reputacional. Además, las nuevas generaciones no se conforman con producir y ser pagados por ello: quieren alinearse con los valores de la marca y su buen hacer, lo que hace que empresas que no tienen su marca trabajada tengan muuuuy complicado la atracción y el mantenimiento del talento.

En temas de igualdad de género las expectativas también han aumentado, y los datos señalan que implementar protocolos al respecto es beneficioso tanto para el personal como para la empresa.

» La igualdad es rentable, así lo demuestra los resultados del informe  ‘Women in business 2019: hace un avance real”. Las empresas más implicadas en políticas de igualdad generan más rentabilidad.

Las políticas de igualdad mejoran la productividad, crea un clima más sano y equilibrado y facilita la retención del talento. A la larga esto se ve representado en un aumento de ganancias.

Según McKinsey, las empresas en el cuartil superior en cuanto a diversidad de género en la dirección tienen un 15% más de probabilidades de obtener mejores resultados financieros»

En definitiva, dos conclusiones con evidencias y datos que las corroboran:

  • Las mujeres tenemos menos privilegios por lo que debemos seguir luchando por esa equidad.
  • Como ya sabes si nos sigue, la ética es rentable.

Fuentes:

  • Día de la madre: ¿Son las mujeres libres de sus decisiones en el ámbito laboral cuando se convierten en madres? – leer
  • Cruz Roja. Informe Empresas.Corresponsabilidad familiar y conciliación en tiempo de Pandemia – Leer
  • Según el informe «Salud mental en datos: prevalencia de los problemas de salud y consumo de psicofármacos y fármacos relacionados a partir de los registros clínicos de atención primaria».Leer
  • Plan de empleo de la Cruz Roja .- Leer
  • «Acoso sexual y acoso por razón de sexo en el ámbito laboral en España», Estudio por la #DGVG y #CCOO – Leer
  • Unidad de Igualdad de Género de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo, Castilla La Mancha – Leer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio